Ojo Irritado

El ojo irritado o irritación ocular no es por si misma una enfermedad, sino un síntoma que puede ser el detonante de diferentes patologías oculares, aunque puede tener causas muy variadas.

Se le llama ojo irritado a la inflamación de la conjuntiva, lo que también se conoce como “la parte blanca del ojo”. En realidad, la conjuntiva es una especie de film transparente formado por vasos sanguíneos, que tiene la función de mantener un buen nivel de oxigenación y nutrición ocular. La irritación es causada por la dilatación de los vasos sanguíneos, o llamado ojo rojo lo que provoca enrojecimiento, lagrimeo, picor y dolor ocular.

Causas

Una de las causas más comunes de la irritación del ojo es la conjuntivitis, que puede tener un origen infeccioso, es decir, causada por bacterias y virus, y no infecciosa, causada por agentes externos agresivos, como sustancias o circunstancias a las que se expone el ojo.

En el primer caso, los tratamientos más comunes son los antibióticos oculares por prescripción médica y un adecuada higiene ocular. En este caso es necesario acudir al médico.

En el segundo caso el enrojecimiento y picor se reduce o alivia con el uso de colirios descongestionantes y retirando, en caso de que haya entrado un objeto extraño en el ojo o bien sustancias que provocan molestias como alérgenos, humo, polvo, cloro… que produce irritación, con la aplicación de un baño ocular.

Algunos de los casos más comunes de conjuntivitis no infecciosa son las siguientes:

  • El agua de mar o el agua clorada.
  • Las partículas y humo propias de la polución y contaminación presentes en grandes urbes
  • Objetos extraños como granitos de arena, polvo, entre otros.
  • Estar expuesto al aire acondicionado y a la calefacción mucho tiempo.
  • Productos cosméticos que entran en contacto con el ojo.
  • Larga exposición a la luz artificial y solar de forma muy intensa
  • El humo de tabaco.
  • Utilizar lentes de contacto durante mucho tiempo.

Otra de las causas poco conocida es la conjuntivitis alérgica, afecta a uno 8 millones de españoles y va en aumento entre otros factores por la contaminación de las grandes urbes. Suele caracterizarse por estar acompañada de otros síntomas alérgicos como la rinitis o la irritación de las vías respiratorias.

Las casusas más comunes de conjuntivitis alérgica es la exposición de los ojos al polen de las plantas y flores, el contacto con el pelo de mascotas, el polvo del hogar, el moho y ciertas sustancias alimenticias que ocasionan alergias, entre los que sufren catarro primaveral suele ser muy común.

En este caso, el malestar es ocasionado por la desestabilización de las células cebadas en el ojo, cuando la conjuntiva libera histamina, lo que provoca picor, lagrimeo y enrojecimiento ocular.

Causas Frecuentes

Uso de lentes de contacto

Contaminación ambiental

Exposición solar

Productos cosméticos

Aire acondicionado y calefacción

Alérgenos

Síntomas

Los síntomas son muy visibles, normalmente se produce un enrojecimiento rápido de la conjuntiva, acompañado de picor y lagrimeo. Es posible que el afectado intente aliviar el picor frotándose los párpados y esta acción le provoque una mayor reacción adversa de lagrimeo y un mayor enrojecimiento.

En caso de que la irritación no sea tratada a tiempo, el ojo puede inflamarse y provocar la sensación de tener un cuerpo extraño.

Ojos rojos irritados
Lagrimeo Sensación de arenilla Escozor o picor Enrojecimiento
Prevención

Es muy fácil prevenir la irritación ocular, ya que la mayoría de los casos se deben a factores externos que son fácilmente controlables, de esta forma también se mantiene una buena salud ocular, y en los posibles casos, minimizar los síntomas.

Algunas de las recomendaciones más extendidas por los especialistas son:

  • Mantener una buena higiene ocular
  • Utilizar colirios que hidraten y alivien la irritación producida
  • Evitar las corrientes de aire (natural, de aire acondicionado o calefacción) directamente en los ojos.
  • Si es causada por alergias, es necesario enjuagarse los ojos con un baño ocular y alejarse de los agentes alérgicos.
  • Utilizar productos cosméticos aprobados por oftalmólogos.
Tratamiento

La conjuntivitis infecciosa debe seguir un tratamiento y prevención recomendados directamente por un profesional médico, ya que cada caso es diferente y puede ser provocada por razones independientes. El especialista se encargará de administrar el tratamiento ideal. Pero en caso de conjuntivitis no infecciosas, alérgicas o ambientales, lo más recomendado es utilizar productos que mantengan los ojos hidratados y que contengan componentes que lo alivien de la sensación de picor y escozor y además eliminen el enrojecimiento.

Productos relacionados

Otras patologías